Diana Beltrán Collab

Diana Beltrán Collab

Mayo 26, 2017

Diana Beltrán es una artista colombiana que vive en Londres, Inglaterra. Sus manos mágicas intervienen el papel y crean increíbles esculturas de pájaros. El trabajo de Diana está lleno de mucha paciencia y precisión. Cada pieza que crea es única, cada color y cada detalle que la componen está hecho a mano. Colaboramos con ella en la campaña de nuestra colección Aves del Paraíso, un homenaje a las alas que sobrevuelan las junglas, desiertos y bosques latinoamericanos. Conoce un poco más sobre esta talentosa artista en la siguiente entrevista.

Diana Beltrán Collab

¿Cómo llegas a Londres y cómo comienza tu relación con el papel?

Con el papel trabajo desde hace mucho tiempo. Fue en 2010, después de que me gradué de Diseño Industrial de la Universidad Jorge Tadeo Lozano que lo empecé a usar con mayor frecuencia para realizar modelos y como material de prueba. Siempre había visto el papel como un material carente de valor, esto por un lado me permitía generar ideas de una manera más libre, ya que si algo se dañaba o no quedaba bien lo podía reemplazar fácilmente. Así mismo, encontré en el papel diferentes características. Una de éstas es que se podía transformar fácilmente (sin procesos industriales complejos) con el uso de herramientas sencillas disponibles en casa. Esa inmediatez que el papel me brindaba me permitía generar muchas propuestas en corto tiempo. Con el pasar del los años comencé a emplear este material como centro de mi trabajo, no sólo por su reducido costo en relación a otros materiales sino por la infinidad de formas y volúmenes que éste me permite explorar. Veo al papel como un reto ya que estoy constantemente probando cuáles son sus límites y sus oportunidades.

A Inglaterra llegué con la intención de estudiar una maestría en arte, sentía que el diseño no me llenaba completamente y quería aprender un poco más sobre otra disciplina, entender de una mejor manera mi proceso creativo, el porqué de las cosas que hago y definir quién era en aquel entonces y qué quería hacer como profesional. En cualquier país seguramente hubiese podido realizar la maestría, pero en Inglaterra estaba mi pareja y eso hizo que fuese más fácil el irme a vivir allí. Aquí, en Inglaterra, he encontrado puertas abiertas para mi desarrollo profesional, vivir en Londres facilita realizar trabajos con países en donde muchas agencias y clientes están considerando el papel para diversos usos.

¿Cómo describirías tu proceso creativo? ¿Caótico, metódico, ambos?

Mi proceso creativo es muy organizado, en general me gusta mucho establecer una metodología de trabajo donde hay diferentes pasos que suceden en un orden específico. En la producción hay mucho cuidado con el material, ya que es muy delicado y se ensucia con facilidad. Mi taller siempre está organizado, cuando inicio y termino un día de trabajo siempre lo dejo limpio porque así me es más fácil comenzar al día siguiente. Los materiales los mantengo en orden para facilitar el proceso, a la vez tengo varias superficies de trabajo para que no se acumulen las cosas. Busco que todo tenga un lugar para existir.

¿Cómo describirías la colaboración con Mercedes Salazar?

Me gustó mucho recibir la invitación de Mercedes para colaborar en su nueva colección Aves del Paraíso. Al principio pensé que iba a ser fácil, ya que había trabajado con algunos elementos similares en el pasado. Sin embargo, en esta ocasión el incluir un objeto diferente al papel fue un poco complicado y se convirtió en un reto para mí, ya que debía encontrar el balance adecuado entre todos los elementos. Del diseño a la producción siempre hay una distancia enorme porque intervienen elementos como la luz, la profundidad y los colores, y es ahí donde hay que tener calma para poder proponer soluciones.

¿Háblanos de la técnica, qué materiales empleaste, cómo fue el proceso, con qué retos te encontraste en el camino?

Para esta colaboración utilicé un papel francés (Canson) y uno Inglés (Daler Rowney), los cuales vienen en una línea muy similar, son papeles texturizados de alta gama que se emplean para trabajar con pasteles, pero a la vez funcionan muy bien para otras cosas como el collage o la escultura. El grosor de 165gr le da la rigidez adecuada, así que no se dobla o arruga, y también es fácil de cortar. La técnica es básicamente collage, se corta y se ensambla en diferentes capas para generar profundidad en los diversos elementos de cada composición. El papel retiene cualquier forma que se le da, por ejemplo para reflejar algunas flores o hojas de manera más natural. Para lograr algunos colores específicos suelo intervenir el papel con un pincel, tinturándolo con acuarelas líquidas.

El proceso comienza con un boceto digital para establecer una idea de qué elementos y colores serán usados y en qué forma éstos serán organizados. Muchas veces el diseño termina modificándose completamente. Lo más importante para mí es la calidad del trabajo, no tengo problema de volver sobre un diseño una y otra vez hasta lograr el resultado correcto. En este caso, la producción tomó un poco más del tiempo establecido en un principio, ya que había que producir muchos elementos y éstos no podían repetirse en ninguna composición.

¿Qué fue lo que más disfrutaste de la colaboración?

De la colaboración disfruté mucho de la confianza y libertad que me dieron para crear. Me gustó poder agregarle vida a la colección Aves del Paraíso de Mercedes Salazar, así como probar cosas diferentes en mi trabajo. Nunca había interactuado con este tipo de productos, así que fue satisfactorio encontrar un nuevo uso para mi obra.

¿Qué sigue para Diana Beltrán?

Continuar trabajando en diversos proyectos, tanto comerciales como personales, y poder colaborar con personas que se interesan por mi trabajo y confíen en lo que hago.

Bitácoras

Bitácoras

Diana Beltrán Collab

Compártelo

Bitacora